MINICURSO SOBRE LA COBERTURA EN MAGIA (2) por Mariano Vílchez

dai-vernon

 

En el artículo previo, te enuncié los 10 tipos de cobertura que tengo conceptualizados hasta el momento, aunque no llegué a desarrollar ninguno de ellos:

1. La cobertura por meter y sacar objetos

2. La protocolaria o situacional (Miguel Gómez)

 

3. La cobertura explicativa (Vernon)

a. Cobertura explicativa procedimental.

b. Cobertura explicativa ilustrativa.

c. Cobertura explicativa por pseudoexplicación.

 

4. La cobertura por corrección de un error intencionado (Tamariz)

5. La cobertura idiosincrática

6. La cobertura por gag (Ricardo Rodríguez)

7. La cobertura por quitarse un estorbo

8. La cobertura por falsa intención (Pit Hartling)

9. La cobertura por falso pretexto de demostrar que no hay trampa.

10. La cobertura por acciones en tránsito

 

En este segundo post del minicurso dedicado a las cobertura voy a desarrollar para ti los cuatro primeros tipos de cobertura enunciados la semana pasada.

A menudo, al construir tus efectos, seguro que te enfrentas a acciones vinculadas a la trampa para las que no encuentras misdirection, por lo que necesitas cubrir o justificar a toda costa estas acciones para volverlas invisibles o al menos inocuas para los espectadores.

Cuando leas con atención estos cuatro puntos, seguramente asimilarás varias ideas que en algún momento te servirán para encontrar la manera adecuada de cubrir una acción determinada en alguna de tus rutinas.

Vamos allá.

 

1. La cobertura por meter y sacar objetos

Ésta cobertura un clásico al que podrás recurrir en muchas ocasiones. Sacar o introducir un objeto del maletín o del bolsillo es un tipo de cobertura muy recurrente y fácilmente asimilable por los espectadores. Nos permite cargar elementos, eliminarlos o incluso cambiar un elemento por otro.

Sigue leyendo

10 FALLOS DE LIMPIEZA QUE TIENES QUE EVITAR por Mariano Vílchez

joaquín matas

La limpieza es uno de los pilares fundamentales de una buena construcción.

¿Pero qué es exactamente la limpieza?

Yo definiría la limpieza como la cualidad de un juego que, por su construcción y manejos, en ningún momento genera en el profano dudas ni sospechas no resueltas, de modo que el juego va fluyendo de principio a fin, sin que en ningún momento el espectador se cuestione nada de lo que el mago dice o hace (salvo por estrategia deliberada del mago).

Un fallo de limpieza puede acabar por completo con la atmósfera magia.

Y es muy fácil cagarla. No hace falta cometer un fallo garrafal. Un simple detalle puede echar por tierra todo el castillo de naipes.

Como diría Miguel Gómez:

Lo peor no es que se vea, lo peor es que se sienta.

Sigue leyendo