CLARIDAD Y ELEMENTOS EN MAGIA

claridad y elementos en magia

La claridad lo es todo. La claridad es esencial.

Si no hay claridad, no hay efecto.

¿Pero cómo definiríamos la claridad?

La claridad es la característica de un efecto que se entiende y constata con facilidad.

Además, no sólo tiene que ser claro el efecto, sino también las condiciones que lo hacen imposible.

Normalmente, cuando un juego es claro, un persona que lo ha presenciado puede describírselo a otra en muy pocas palabras.

La claridad se puede estudiar a muchos niveles: en relación con los elementos, en relación con el espacio, en relación con el tiempo. También puede estudiarse en relación con la memoria, con la repetición y con la capacidad de atención de los espectadores.

En este artículo te voy a hablar de un aspecto esencial: claridad y elementos en magia.

Te voy a dar 8 consignas para optimizar la claridad en relación con los objetos o elementos que uses en tu sesión.

Sigue leyendo

EL FALSO EFECTO por Mariano Vílchez

https://en.wikipedia.org/wiki/Fred_Kaps

El concepto de hoy es una excepción a la regla. Se trata de un principio muy ingenioso y contraintuitivo, por lo que su aplicación en la construcción de un efecto es muy engañosa para un espectador profano.

Vamos por partes.

 

Esquema básico de un efecto clásico de cambio

El esquema básico de un efecto clásico de cambio ascaniano bien construido cumple el siguiente esquema,

                      Sit A————————– (Sit A)—–Sit B,

                                             t

donde Sit A es la situación inicial ascaniana, Sit B es la situación final y (Sit A) es una falsa continuidad o acción de continuidad aparente, donde se muestra que la situación inicial sigue siendo la misma, cuando en realidad no es así por haberse realizado una trampa t.

Te pongo un ejemplo. Tienes cuatro damas y, mediante un cambio por añadido Braue, cambias una de ellas por un as. Esta sería tu trampa t.

A continuación realizas una cuenta elmsley, de modo que muestras (falsamente) que sigues contando con cuatro damas. Esto te sitúa en una posición de ventaja, ya que el espectador profano no se puede imaginar ni por asomo que lo que tienes son tres damas y un as. Vio y constató que había cuatro damas principio y ahora, gracias a la cuenta Elmsley, ha vuelto a ver cuatro damas.

 

Esquema básico de efecto de cambio con falso efecto

En el esquema previo la trampa principal ocurre antes de que se muestre la situación inicial, lo cual es lógico. ¿Cómo va a cambiar una situación y convertirse en otra sin que haya sucedido previamente la trampa principal? ¿Hay otra otra alternativa?

Pues, aunque parezca mentira, sí que la hay.

Y es que la trampa principal suceda después de que se revele la situación final.

Sí. Has oído bien. Éste sería el esquema:

                        Sit A————————– (Sit B)—–Sit B

                                                                               t

Sigue leyendo