LA MAGIA Y EL SUEÑO por Mariano Vílchez

Este artículo es una revisión reciente de otro publicado en el 2011 hace años en el blog de Luis Arza Tertulias Mágicas Granadinas.

dream-333815_1280Una crucial noche de 1953, en el laboratorio de Nathaniel Kleitman, unos investigadores emocionados corroboran empíricamente una sospecha que da lugar a un descubrimiento sin precedentes en el campo del sueño y la ensoñación…

El sueño onírico o ensoñación, ese estado en el que experimentamos vivencias que parecen reales mientras las vivimos, es algo que siempre me ha fascinado.

¿Por qué se producen los sueños?

¿Cuál es su propósito?

¿Por qué olvidan la mayoría de ellos?

 

Propósito de los sueños

Las teorías sobre los sueños y su interpretación son diversas.

Allan Hobson Open-mind.netAlgunas, como la freudiana, apuntan a que constituyen la realización de deseos reprimidos, que se manifiestan de forma disfrazada y simbólica en las ensoñaciones.

Otras, más recientes y positivistas como la teoría de activación-síntesis de Hobson, preconizan que los sueños no son más que el resultado de la activación de circuitos del tronco del encéfalo, que derivan en señales neurales hasta la corteza cerebral.

Y es la interpretación de ese bombardeo neural aleatorio por parte del soñante lo que constituiría el material del sueño.

Según esto, los sueños serían vivencias aleatorias sin sentido trascendente, sin mensaje, ni deseo oculto, ni nada que merezca la pena interpretar.

 

Sueños lúcidos

Por otro lado, se ha comprobado científicamente la existencia de sueños lucidos donde el sujeto es consciente de su sueño y, además, puede modificarlo e influir sobre él.

En estos experimentos, investigador y soñante acordaban algún tipo de clave, por ejemplo mover los ojos y los brazos consecutivamente dibujando un triángulo cuando el sueño comenzaba.

El encefalograma posterior confirmaba que el soñante ejercitaba dichas acciones. Eso sí, las acciones no se produjeron en la realidad porque, durante la ensoñación, los músculos axiales están totalmente relajados, impidiendo que el sujeto pueda moverse durante la misma.

Imagínate que sueñas que sales a la calle y lo haces en realidad durante el sueño. El riesgo de una caída por las escaleras o un atropello nocturno serían considerables, por lo que la evolución ha impedido con este mecanismo neuronal semejante riesgo.

 

Sentido metafísico de los sueños

Pero independientemente de todas estas teorías, la creencia popular, la filosofía y las artes a menudo han querido darle una interpretación trascendente a este fenómeno.

Incluso se ha producido una inversión de términos, como si lo trascendente, lo real, fuera el sueño y la realidad, una mera ilusión.

A ello apunta el conocido relato del chino que sueña que es una mariposa. Tras el sueño, el chino razona:

¿Qué soy, un chino que sueña que es una mariposa, o una mariposa que sueña que es un chino?

taringa.netDesde “La vida es sueño” de Calderón, pasando por películas como Matrix, El show de Truman o la serie Flashforward, se ha especulado bastante con este carácter ilusorio de la realidad, una ilusión de la que podemos liberarnos viajando periódicamente al estado de ensoñación, donde se ocultan verdades y revelaciones que podrían ayudarnos a liberarnos y a trascender de los engaños y limitaciones que nos rodean en el estado de vigilia.

Esta visión podría inspirar una concepción mágica.

 

Concepción mágica del sueño

Podríamos por ejemplo considera un juego de magia como una forma de llevar al espectador a una ensoñación transitoria en la que se le revelaría una realidad alternativa, profunda y trascendente.

En esta realidad podría llegar a ser consciente de sensaciones, valores y revelaciones que podrían, hasta cierto punto -y en el mejor de los casos-, dejarle cierta huella beneficiosa que perdurase en su recuerdo incluso después de despertar del “sueño”.

Las revelaciones del efecto-sueño podrían ser de índole alegórica o metafórica, como curiosamente sostiene el psicoanálisis que están construidos algunos de nuestros sueños.

Algunas de estas revelaciones podrían ser:

1. La toma de consciencia de los engaños y entresijos del sistema que nos envuelve (Luis García).

2. El engaño de las apariencias y la búsqueda de verdades más allá de las ilusiones que nos envuelven y seducen.

3. Los valores que merecen nuestra búsqueda y cuidado (amor, solidaridad, generosidad, comprensión, etc).

4. Algún mensaje que sirva al espectador para liberarse de alguna atadura psicológica o alcanzar simbólicamente alguno de sus anhelos, elevando su bienestar y salud mental.

5. Cualquier idea semántica, estética o emocional de la que estemos convencidos, y que sintamos que merece la pena compartir por considerarla beneficiosa para otros.

Este esquema también tendría mucho que ver con esas terapias psicológicas realizadas en estado alterado (relajado, hipnótico o de sugestión) y que mejoran la vida del sujeto cuando sale del trance y regresa a su vida cotidiana. En tales estados, el paciente escucha, visualiza o repite algunas sugerencias para mejorar su estado mental y, con él, su bienestar en la vida real.

 

Dos tipos de efectos en relación a la concepción mágica del sueño

Ante este esquema, distinguiríamos dos tipos de efectos.

1. Los efectos de ida y vuelta

En estos efectos se parte de una situación inicial para pasar a una situación final para, a continuación, volver de nuevo a la inicial.

Si te das cuenta, estos juegos encajarían perfectamente en esta hipotética concepción mágica del sueño, ya se corresponderían con la entrada al sueño y el despertar posterior.

Otra ventaja estructural de estos juegos es que presentan dos efectos o contrastes mágicos ascanianos, el de ida (del estado de vigilia a la ensoñación) y el de vuelta (del sueño al despertar).

Ejemplos de estos juegos son los matrix con antimatrix y las asambleas con antiasambleas, etc.

Otro efecto paradigmático es de las monedas de cobre que se convierten en plata para, al final, volver a convertirse en cobre. En este caso la frustración al despertar es grande, pero más allá de ella, lo positivo en es que durante el sueño se atisbó la riqueza.

Veamos otra aplicación más de índole metafórica y enfoque trascendente.

mattrix youtube.comSe reparten cuatro monedas a cuatro amigos que asisten juntos a nuestra sesión. Estos amigos no se ven demasiado últimamente, están distanciados por quehaceres y preocupaciones personales. Queremos hacer con ellos un efecto que les genere un nuevo acercamiento, aunque sea sólo a nivel simbólico. Para ello, les pedimos a cada uno que apriete con fuerza su moneda en la mano recordando un momento feliz vivido con sus tres compañeros del alma.

A continuación les pedimos las monedas y las colocamos sobre el tapete, tapando cada una de ellas con una carta. Entonces, tras un gesto mágico las monedas se reúnen todas bajo una carta. Inmediatamente después, aparecen de nuevo separadas, cada una bajo su carta.

El sueño de la reunión sólo ha ocurrido un instante, pero simbólicamente ha supuesto la reunión de estos cuatros amigos, despertando un sentimiento de conexión entre ellos, sentimiento al que no es ajeno el ejercicio previo de identificación simbólica, cuando recordaron un momento positivo vivido entre todos.

2. El segundo tipo de efectos serían juegos de sólo ida

En éstos, la situación inicial se convierte en una situación final sin más, no hay retorno.

A priori, este tipo de juegos encajaría menos en nuestro esquema, ya que no hay despertar, ni vuelta a la realidad.

Sin embargo, no tiene porqué ser exactamente así.

En efecto, en estos juegos, el despertar se daría inmediatamente tras la revelación del clímax. Y además, las huellas del sueño recién vivido quedarían patentes en la inmediata realidad del despertar.

Es como en esas películas donde el protagonista ha tenido un sueño (o pesadilla) y tras despertar ha descubierto que llevaba encima un objeto que presente en el sueño (moneda, amuleto o incluso una herida recibida).

Ese objeto imposible traído del sueño le confiere al éste más fuerza aún y visos de realidad, como la carta resultante de la fusión de dos cartas firmadas en el efecto Anniversary Waltz de Doc Eason.

Y ahora el último punto, el asunto del olvido de los sueños.

 

El olvido de los sueños

Normalmente no se recuerdan los sueños de la noche y, si se recuerda algunas imágenes, éstas se van difuminando a lo largo de la jornada hasta borrarse por completo de nuestro recuerdo.

La denostada teoría psicoanalítica nos da una explicación convincente -o al menos seductora y verosímil- del porqué del olvido.

sigmund-freud-400399_1280Según Freud, los sueños se olvidan porque son la manifestación de un contenido latente reprimido, fruto de pasiones y deseos prohibidos por la cultura y la sociedad. La mente superior ordenadora o superyo reprimiría esos contenidos por inadmisibles.

Y lo haría de dos modos.

1. Disfrazando el sueño, dándole un contenido metafórico y simbólico para que no sea directamente interpretable por el sujeto.

2. Provocando su olvido total o parcial.

Sin embargo, a veces se tienen sueños especialmente vívidos que se recuerdan bastante bien. Algunas teorías metafísicas los interpretan como revelaciones especiales del presente o del futuro del sujeto.

¿Qué analogía podríamos en nuestra concepción del sueño en relación con esta tendencia a olvidar?

¿Acaso quedarían en nuestra memoria ciertos juegos en particular, ya sea por su efecto, contenido o especial simbolismo, lo mismo que ciertos sueños más significativos?

¿Y qué queda en realidad de un juego impactante en la memoria? ¿Imágenes sueltas, como en un sueño? ¿Una emoción o sensación particular?

¿O el perturbador tambaleo de la lógica y de la suprema racionalidad?

¿Dejan acaso los sueños y los juegos de magia alguna huella o impacto en nosotros?

¿Pueden llegar a ser reflejo de una posibilidad salvadora, de una puerta que atravesar para vislumbrar nuevos horizontes y alcanzar una visión más global y certera de lo real?

 

La teoría del doble de Garniet Malet

jean_pierre_garnier eljardindellibro.comSegún Jean-Pierre Garniet Malet, autor del libro El doble, cómo funciona, nuestros sueños son ensayos de posibilidades futuras para vivir eficazmente el día siguiente.

No voy a explicar aquí su teoría completa, si te interesa puedes estudiarla en sus libros o conferencias en YouTube. Lo que si te diré es que según este autor, aun cuando no recordemos ningún sueño, durante la noche se produce un proceso a través del cual nos cargamos de información valiosa para tomar mejores decisiones en el futuro. Este proceso se optimiza si nos “programamos” de un modo determinado al acostarnos.

A veces la información recibida se hace consciente de inmediato y nos despertamos con una idea creativa o con la claridad meridiana de la decisión que debemos tomar (aquí encaja la conocida idea de consultar las cosas con la almohada).

Otras veces, en cambio, esa información queda en cuarentena y se nos va revelando como intuiciones en los días subsiguientes.

¿Cómo sabemos que un juego de magia impactante, un cuadro estremecedor o un poema surrealista no ocasiona cambios futuros en nuestra forma de ver la vida, en nuestras decisiones o incluso en aquello que se manifiesta en nuestra experiencia?

Yo creo que ahí puede radicar parte de la grandeza del Arte, que nos puede transformar seamos conscientes de ello o no, aun cuando hayamos olvidado la obra que dejó la huella.

 

El procedimiento por el cual se recuerdan los sueños.

Y sin embargo, a pesar de la tendencia al olvido, los sueños se pueden recordar.

k1Existe un procedimiento sencillo que se descubrió en esa crucial noche de 1953, en el laboratorio de Nathaniel Kleitman…

 

Kleitman y su equipo investigaban una sorprendente posibilidad. Habían descubierto unos extraños periodos que se sucedían regularmente durante el sueño de los voluntarios.

Durante estos periodos, los ojos se movían de un lado a otro a una velocidad vertiginosa, debajo de los párpados cerrados.

Aquella noche los investigadores corroboraron empíricamente una sospecha que dio lugar a un descubrimiento sin precedentes en el campo del sueño y la ensoñación…

¡Cada vez que se despertaba a un sujeto inmerso en alguna de estas fases de movimiento ocular rápido, dicho paciente no sólo recordaba perfectamente que estaba soñando, sino que recordaba el sueño en sí con una claridad meridiana! ¡Habían descubierto la fase REM del sueño!

¡Imaginaos la emoción de esos científicos al descubrir esa sencilla correlación al cabo de tantos años de humanidad!

Esta idea me lleva a una fantasía final, una seductora idea para soñar y explorar.

¿Y si la magia en ocasiones pudiera llegar a ser eso, un sueño programado por el mago en fase REM, donde el despertar coincidiera exactamente con el momento del clímax?

El soñante o espectador despertaría entonces de repente, con una extraña sensación mezcla de imágenes, emociones e ideas envueltas con el lazo de lo del absurdo, de lo imposible.

Después le quedarían algunos recuerdos, algunas sensaciones, que con el tiempo se borrarían. O quizá no todos.

¿Y si quedase en su poder un objeto “imposible” prueba de algún tipo de realidad del sueño vivido?

¿Y si, aún olvidados, hubiera dejado una pequeña huella psíquica en él que se manifestase con el tiempo sin ni siquiera ser consciente de ello?

¿Y si esa huella le supone un cambio favorable, la liberación de una atadura o el acercamiento a un anhelo o deseo importante para él?

Ésa es la esperanza del enfoque trascendente.

Print Friendly
(Visited 331 times, 1 visits today)

2 pensamientos en “LA MAGIA Y EL SUEÑO por Mariano Vílchez

  1. Hola, Mariano.

    Como siempre, una vez más es un placer leerte. Cuestionas en una de tus preguntas del arte que en cualquier de sus formas (juego de magia, cuadro estremecedor, poema surrealista…) puede cambiar nuestra forma de ver la vida, la toma de decisiones… Creo que es muy cierto, y no solo con las artes, si no también con otro tipo de experiencias. Todo el rato he tenido en mente a Gabi Pareras, de quien he aprendido mucho y por su culpa (o gracias a él) estoy continuamente cuestionándome todo lo que hago en el ámbito mágico. El seminario suyo al que asistí fue para mí una de esas experiencias transcendentes, al igual que con sus juegos, especialmente el «Sandwich al número» y «La flor de Coleridge», sin olvidar su versión de «Centauros y Sirenas» y la «Máquina del tiempo». Todos esos juegos creo que son ejemplos claros de cómo la temática del sueño está en nuestro arte, aunque el juego no hable directamente de ello (el avanzar en un sueño para volver luego al estado real, inicial; que el sueño se materialice, deje una huella física…). Creo que son ideas muy sugerentes, que el espectador avispado las capta conscientemente, pero que manera inconsciente también calan aunque no se quiera. Al menos queda esa sensación de «qué bonito», aunque no se sepa por qué.

    Creo que el espectador lo que recuerda no son los juegos, no son los cuadros, no son las canciones, si no los sentimientos y reacciones que han generado en él. Y a partir de esas sensaciones, se recuerda el juego, el cuadro, etc, pero no con gran detalle, si no los rasgos que más nos han afectado. La contemplación de la ruina arquitectónica y arqueológica, que evoca épocas anteriores, vidas pasadas… La música que evoca libertad, gloria, tristeza, poder, fragilidad, ligereza… La poesía, un paseo, una novela, una película… Incluso conversaciones, conferencias, reuniones con los amigos en las que tal vez no recordemos exactamente qué se dijo, pero recordamos la sensación de haber aprendido algo nuevo, de haber discutido, de habérnoslo pasado bien, haber reforzado la amistad con alguien a quien considerábamos perdido… Creo que todo eso queda recordado en forma de sentimientos, que luego, en situaciones similares, relacionamos y empleamos lo aprendido, que aunque sea de manera inconsciente, creo que nos influye.

    Incluso la lectura de este artículo y las preguntas que muy bien escoges para hacernos reflexionar sobre el tema tratado. Creo que todo es un sueño.

  2. Así es, Luis. Todo eso que cuentas nos transforma, nos hace crecer e incluso puede cambiar nuestro rumbo sin ni siquiera darnos cuenta de que ahí ha estado la causa.

    Bello comentario.

    Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.