LAS 5 CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE CLARIDAD EN MAGIA

 

recorte

En este artículo te voy a hablar de la claridad y de las 5 consecuencias negativas que puede tener el hecho de descuidarla en tus efectos.

La claridad es para mí una de las cuatro características que debería tener todo efecto para que esté optimizado a nivel teórico.

La claridad es una cualidad esencial. Sin ella, las otras tres características (limpieza, potencia de clímax resistencia al análisis) pierden su razón de ser.

Definamos lo que es claridad.

Un efecto es claro si se entiende y constata con facilidad. Además, no solamente ha de ser claro el efecto, sino también las condiciones que lo hacen imposible.

El espectador tiene que entender claramente lo que ha sucedido… y además tiene que entender que, dadas las condiciones, lo que ha sucedido es claramente imposible.

Sigue leyendo

Print Friendly

LOS 5 TIPOS DE EFECTOS DE CAMBIO por Mariano Vílchez

de-gusano-a-mariposa

El artículo de hoy es bastante arduo, te lo advierto. Teoría pura y dura.

Eso sí, si superas el tedio y consigues leerlo hasta el final, asimilarás cada uno de los 5 tipos de efectos descritos en él, lo cual presenta una serie de ventajas:

  • Te harás una idea bastante buena de cómo funcionan los efectos de cambio.
  • Sabrás en cuál de los 5 esquemas encaja una determinada rutina tuya.
  • Podrás buscar soluciones para tus efectos cambiando de esquemas.
  • Tendrás una mayor libertad para crear y construir rutinas desde cero.
  • Tendrás más claridad a la hora de buscar el mejor método para una rutina.

Un efecto de cambio tiene el objetivo ascaniano de pasar de una situación inicial a otra final.

  • La manzana (situación inicial A) se convierte en pera (situación final B).
  • Los ases que estaban separados (situación inicial A) se unen en un paquete (situación final B).
  • La cuerda estaba rota (sit A) y al final se recompone (sit B)

Vamos a ver uno de los cinco tipos. En cada categoría vamos a tomar como referencia los mismos dos efectos que iremos construyen de distinto modo, según el esquema en cuestión, para un mayor aprovechamiento didáctico. El primer efecto será un cambio de color del dorso de una baraja y el segundo, la recomposición de una cuerda partida por la mitad.

Te recomiendo también que hagas una pausa tras cada esquema para pensar en efectos propios y de otros magos que crees pueden encajar con él. Eso te ayudará a asimilar mejor cada categoría.

(Si es necesario, reparte la lectura del «tocho» que se avecina en varias sentadas y/o días.)

Sigue leyendo

Print Friendly

MINICURSO SOBRE LA COBERTURA EN MAGIA (3) por Mariano Vílchez

Escuela-de-Magia

 

La semana pasada empecé a desarrollar los 10 tipos de cobertura enunciados hace quince días pero sólo terminé el análisis de 4 de ellos.

Faltan, pues, 6 tipos más por desarrollar.

¿Vamos con ellos?

(Recuerda que, conforme te empapas de las categorías y sus ejemplos, te estás armando de recursos para encontrar la manera de cubrir algunas de tus acciones tramposas cuando las circunstancias lo requieran.)

 

5. La cobertura idiosincrática

La cobertura idiosincrática es la propia cobertura natural de nuestra postura y gestos personales. Requiere conocerse a sí mismo para aprovechar estos gestos que a uno le son propios, y usarlos, en lo posible, para cubrir todo tipo de técnicas (empalmes, cargas, descargas, enfiles, etc.).

Sigue leyendo

Print Friendly

MINICURSO SOBRE LA COBERTURA EN MAGIA (2) por Mariano Vílchez

dai-vernon

 

En el artículo previo, te enuncié los 10 tipos de cobertura que tengo conceptualizados hasta el momento, aunque no llegué a desarrollar ninguno de ellos:

1. La cobertura por meter y sacar objetos

2. La protocolaria o situacional (Miguel Gómez)

 

3. La cobertura explicativa (Vernon)

a. Cobertura explicativa procedimental.

b. Cobertura explicativa ilustrativa.

c. Cobertura explicativa por pseudoexplicación.

 

4. La cobertura por corrección de un error intencionado (Tamariz)

5. La cobertura idiosincrática

6. La cobertura por gag (Ricardo Rodríguez)

7. La cobertura por quitarse un estorbo

8. La cobertura por falsa intención (Pit Hartling)

9. La cobertura por falso pretexto de demostrar que no hay trampa.

10. La cobertura por acciones en tránsito

 

En este segundo post del minicurso dedicado a las cobertura voy a desarrollar para ti los cuatro primeros tipos de cobertura enunciados la semana pasada.

A menudo, al construir tus efectos, seguro que te enfrentas a acciones vinculadas a la trampa para las que no encuentras misdirection, por lo que necesitas cubrir o justificar a toda costa estas acciones para volverlas invisibles o al menos inocuas para los espectadores.

Cuando leas con atención estos cuatro puntos, seguramente asimilarás varias ideas que en algún momento te servirán para encontrar la manera adecuada de cubrir una acción determinada en alguna de tus rutinas.

Vamos allá.

 

1. La cobertura por meter y sacar objetos

Ésta cobertura un clásico al que podrás recurrir en muchas ocasiones. Sacar o introducir un objeto del maletín o del bolsillo es un tipo de cobertura muy recurrente y fácilmente asimilable por los espectadores. Nos permite cargar elementos, eliminarlos o incluso cambiar un elemento por otro.

Sigue leyendo

Print Friendly

EL ARTE DE LA COBERTURA EN MAGIA por Mariano Vílchez

El gran Miguel Gómez

 

En magia hay movimientos en los que no quieres que reparen los espectadores porque estos movimientos podrían dar pistas sobre cuál es el método de tu efecto y desmontar el fantástico castillo de naipes que estás construyendo para ellos.

Para conseguir esto tienes dos caminos:

1. Que estos movimientos no se vean (misdirection)

2. Que aunque se vean, no se les eche cuenta alguna (cobertura)

Hoy vamos abordar un concepto de importancia capital, el de la cobertura en magia. En este artículo definiremos la cobertura, la diferenciaremos de su hermana la misdirection y luego enunciaremos los tipos de cobertura que he recopilado hasta ahora.

Sigue leyendo

Print Friendly

EL MAGO GREK Y LA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Grego2

A pesar de llevar muchísimos años obsesionado por la teoría mágica, han habido también momentos de desánimo, de duda, de preguntarme el porqué de esta pasión e incluso de dudar si realmente suponía tanta diferencia en el impacto de nuestra magia.

Hoy lo tengo clarísimo, tan meridiano como el sol del mediodía.

Sin embargo, hubo una época -hace unos diez años o así- en que entré en una especie de crisis donde incluso dejó de interesarme la magia, como un especie de hartazgo. En esta época me hacía preguntas como las que siguen:

Sigue leyendo

Print Friendly

LA ACCIÓN SEDAL por Mariano Vílchez

acción sedal

Es mediodía. Tras una densa mañana de clases en la facultad, llego a mi portal.  Tengo ansias de llegar al piso para hartarme de frituras varias sin engordar un gramo por ello, ya que, sin ser consciente de ello, estoy en una época anterior de mi vida donde soy joven y dispongo aún del metabolismo propio de un estudiante universitario.

Saco la llave del portón y abro la puerta que me introduce dentro del oscuro y sucio edificio donde se halla mi piso de estudiante por la zona de la Plaza de toros de Granada.  Prescindo del ascensor -por mi claustrofobia de la época- y subo las escaleras hasta el segundo piso, letra C. 

Introduzco la llave en el cerrojo. Durante unos instantes, más largos de los que soy consciente, intento abrir la puerta. Pero nada. Es en vano. Sólo al cabo de unos segundos es cuando me percato de que no puedo abrir. Por alguna razón desconocida la llave se atasca. Toco la puerta para que, con suerte, alguno de mis compañeros de piso esté en casa y venga a abrirme.

Entonces se abre la puerta y ante mí aparece mí un hombre inesperadamente mayor con bigote. Me mira interrogante y con cara de pocos amigos. Además, vislumbro en el comedor una mujer dando de comer a varios chiquillos en plena ebullición.

Pido disculpas, he debido equivocarme. El hombre me mira con recelo y me cierra la puerta sin un palabra. Compruebo la planta, es la segunda. Compruebo la letra, es la C. Reconozco incluso un rayajo en la puerta.  Durante unos instantes me quedo en suspenso sin entender nada… 

Sigue leyendo

Print Friendly

CLARIDAD Y ELEMENTOS EN MAGIA

claridad y elementos en magia

La claridad lo es todo. La claridad es esencial.

Si no hay claridad, no hay efecto.

¿Pero cómo definiríamos la claridad?

La claridad es la característica de un efecto que se entiende y constata con facilidad.

Además, no sólo tiene que ser claro el efecto, sino también las condiciones que lo hacen imposible.

Normalmente, cuando un juego es claro, un persona que lo ha presenciado puede describírselo a otra en muy pocas palabras.

La claridad se puede estudiar a muchos niveles: en relación con los elementos, en relación con el espacio, en relación con el tiempo. También puede estudiarse en relación con la memoria, con la repetición y con la capacidad de atención de los espectadores.

En este artículo te voy a hablar de un aspecto esencial: claridad y elementos en magia.

Te voy a dar 8 consignas para optimizar la claridad en relación con los objetos o elementos que uses en tu sesión.

Sigue leyendo

Print Friendly

EL FALSO EFECTO por Mariano Vílchez

https://en.wikipedia.org/wiki/Fred_Kaps

El concepto de hoy es una excepción a la regla. Se trata de un principio muy ingenioso y contraintuitivo, por lo que su aplicación en la construcción de un efecto es muy engañosa para un espectador profano.

Vamos por partes.

 

Esquema básico de un efecto clásico de cambio

El esquema básico de un efecto clásico de cambio ascaniano bien construido cumple el siguiente esquema,

                      Sit A————————– (Sit A)—–Sit B,

                                             t

donde Sit A es la situación inicial ascaniana, Sit B es la situación final y (Sit A) es una falsa continuidad o acción de continuidad aparente, donde se muestra que la situación inicial sigue siendo la misma, cuando en realidad no es así por haberse realizado una trampa t.

Te pongo un ejemplo. Tienes cuatro damas y, mediante un cambio por añadido Braue, cambias una de ellas por un as. Esta sería tu trampa t.

A continuación realizas una cuenta elmsley, de modo que muestras (falsamente) que sigues contando con cuatro damas. Esto te sitúa en una posición de ventaja, ya que el espectador profano no se puede imaginar ni por asomo que lo que tienes son tres damas y un as. Vio y constató que había cuatro damas principio y ahora, gracias a la cuenta Elmsley, ha vuelto a ver cuatro damas.

 

Esquema básico de efecto de cambio con falso efecto

En el esquema previo la trampa principal ocurre antes de que se muestre la situación inicial, lo cual es lógico. ¿Cómo va a cambiar una situación y convertirse en otra sin que haya sucedido previamente la trampa principal? ¿Hay otra otra alternativa?

Pues, aunque parezca mentira, sí que la hay.

Y es que la trampa principal suceda después de que se revele la situación final.

Sí. Has oído bien. Éste sería el esquema:

                        Sit A————————– (Sit B)—–Sit B

                                                                               t

Sigue leyendo

Print Friendly

EL SÍNDROME DEL MAGO SOFISTICADO por Mariano Vílchez

londoncardexpert.co.uk

A pesar de que el artículo de hoy te pueda parecer una mera curiosidad en una primera impresión, el concepto que describe es capital para diferenciar la psicología del mago conocedor y la del espectador profano, que es, en última instancia, el objetivo final de nuestras construcciones mágicas.

¿Es más difícil de engañar a un mago, por ser conocedor de métodos y trampas, que a un espectador profano? 

Depende.

En primera instancia te diría que sí, que es más difícil engañar a un mago avezado que a un profano, por el conocimiento y formación del primero. Y sin embargo, a veces, este conocimiento específico del mago puede llevarlo a ser engañado impunemente en situaciones en las que al profano no lo vas en engañar.

Ser experto en algo puede llevarte a un pensamiento erróneo.

Cuentan que en una ocasión un camión se atascó en un túnel porque sobrepasaba la altura máxima permitida por el él. Reunidos unos cuantos expertos y peritos, estuvieron discutiendo unos instantes en torno a cual sería la mejor estrategia para sacar el camión de su difícil situación (¿marcha atrás, palancas al techo, marcha adelante lenta?, etc.).

Cuentan que en cierto momento pasó un chaval en monopatín que se detuvo un instante ante la problemática situación. Tras observar atentamente, le soltó a todos los expertos lo siguiente:

¡Que le desinflen las ruedas!

Y sí, el sentido común del chaval ofreció la solución más sencilla al problema.

Los expertos, armados de toda su experiencia y conocimiento, ignoraron en los primeros instantes esta solución tan directa. No dudo que tarde o temprano hubieran dando con ella, pero su propio conocimiento -y tal vez la necesidad de demostrarlo- les impidió dar con tan sencilla clave.

Sigue leyendo

Print Friendly